nav-left cat-right
cat-right

Omega 3

Omega 3

Omega 3

Propiedades

Omega 3 de Heritage es un concentrado de aceite de pescado de aguas frías de los mares del norte, compuesto de ácidos grasos esenciales.

Indicaciones.

Para reducir valores altos de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Advertencia.

No es recomendable para personas alérgicas a los mariscos.

Componentes.

Cada cápsula de 1000 mg. Contiene ácido eicosapentaenoico (epa) 180 mg., Ácido decosahexaenoico (dha) 120 mg. Y vitamina e. (como d-alfa-tocoferol) 5 i.u. (unidad internacional)

Beneficios.

  • Mejora laos niveles altos de colesterol y triglicéridos.
  • Previene ataques cardíacos.
  • Ayuda en los procesos inflamatorios.
  • Actúa en el tejido reproductor del hombre.
  • Excelente para enfermedades degenerativas crónicas.
  • Mantiene el corazón y el sistema circulatorio saludables.
  • Puede reducir el peligro de cáncer, artritis, lupus, psoriasis.
  • Reduce las migrañas.
  • Inhibe la agregación de plaquetas en la sangre, evitando accidentes
  • Arterio-venosos.

Beneficios adicionales.

  • Mejora el coeficiente intelectual en los niños.
  • Mejora los desórdenes mentales, incluyendo la depresión.
  • Mantiene la piel sana.
  • Fortalece el cabello, evitando su caída.

Las grasas corporales.

Las grasas, también denominadas lípidos, son sustancias ricas en energía que sirven de fuente principal de combustible para los procesos metabólicos del cuerpo. Las grasas se obtienen de los alimentos o se forman en el cuerpo, mayormente en el hígado, y pueden ser almacenadas en las células adiposas para su uso en cualquier momento, estas células también aíslan el cuerpo del frío y ayudan a protegerlo de lesiones. Las grasas son componentes esenciales de las membranas celulares, de las vainas de mielina que envuelven las células nerviosas y de la bilis.

Tipos de grasas.

Las dos principales sustancias grasas presentes en la sangre son: el colesterol y los triglicéridos. Las grasas se adhieren a ciertas proteínas para desplazarse con la sangre; la combinación de grasas y proteínas se denominas lipoproteínas. Las principales lipoproteínas son los quilomicrones, las lipoproteínas de muy baja densidad (vldl), las lipoproteínas de baja densidad (ldl) y las lipoproteínas de alta densidad (hdl).

Los quilomicrones.

Son las lipoproteínas de mayor tamaño. Sus principales componentes son los triglicéridos, que se captan al ser absorbidos por el tubo digestivo. Los quilomicrones tienen la función de transportar ese complejo lípido hacia el tejido periférico, músculos, tejido adiposo y en menor cantidad, al hígado para ser almacenado.

Las lipoproteínas de muy baja densidad (vldl).

Tienen la característica de contener abundantes triglicéridos y una proporción moderada de colesterol y fosfolípidos. Su función principal es transportar los triglicéridos que se producen en el hígado, sobre todo hacia el tejido periférico, músculos y tejido adiposo. Las lipoproteínas de baja densidad (ldl).

Es lo que llamamos “grasa mala”. Es mala cuando sobrepasa el umbral del valor normal del organismo. Su función principal es transportar el colesterol y fosfolípidos desde el hígado hasta el tejido periférico,

Músculos y tejido adiposo. Cuando sobrepasa su nivel, se adhiere a las paredes de las arterias y es la causante de producir esa fatídica enfermedad denominada arterioesclerosis.

Las lipoproteínas de alta densidad (hdl).

Son lo que llamamos “colesterol bueno”, porque se encargan de extraer grasas (colesterol y fosfolípidos) desde el tejido periférico (músculos y tejido adiposo) para introducirlas en el hígado.

Es importante hacernos periódicamente controles clínicos de sangre llamados perfiles lipídicos para conocer cuáles son los valores de cada uno de estos elementos grasos y así tenerlos bajo control.

Presentamos a continuación una tabla con los niveles considerados normales de grasa en la sangre:

Rango normal. Mg/dl = miligramos por decilitro de sangre.

Colesterol total. / 120 a 200 mg/dl.

Quilomicrones. / Ausencia (tras 12 horas de ayuno)

Lipoproteínas de muy baja densidad (vldl). / 1 a 30 mg/dl.

Lipoproteínas de baja densidad (ldl). / 60 a 160 mg/dl.

Lipoproteínas de alta densidad (hdl). / 35 a 65 mg/dl.

Cociente ldl/hdl. Menor de 3.5

Triglicéridos. / 10 a 160 mg/dl.

Como sabemos la civilización, trae muchos problemas para nuestro organismo; la gente se vuelve hiperkinética (hiperactiva), estresada, nuestra dieta cotidiana va cambiando, porque no tenemos tiempo para cocinar y consumimos comidas industrializadas, procesadas, enlatadas, abusamos del microondas, de los condimentos químicos concentrados, con preservantes perjudiciales para nuestra salud, en lugar de los tradicionales tomate, cebolla, ajo, etc. Todo esto hace que se aumenten los niveles de grasas, como colesterol y triglicéridos, con las consiguientes consecuencias.

Otra causa del aumento de estas grasas es el sedentarismo. Nunca dejaremos de subrayar la importancia del ejercicio para la salud de nuestros huesos, músculos, sistema respiratorio, cardiovascular, entre otros beneficios.

Al alimentarnos inadecuadamente y no hacer ejercicio, se desequilibran Nuestras grasas corporales, el colesterol y los triglicéridos. El colesterol se encuentra en forma natural en todo nuestro organismo, y es un elemento de suma importancia. Lo podemos obtener desde afuera (exógeno), y desde adentro (endógeno). El exógeno lo encontramos principalmente en las yemas de los huevos, y en las vísceras, sobre todo hígado y riñón de los mamíferos, de lo cual no debemos abusar. El endógeno se produce intracelularmente, principalmente a nivel de tejido hepático.

Si por la sangre circulan valores anormales de colesterol, pueden aparecer problemas a largo plazo. El riesgo de presentar arteriosclerosis y enfermedades de las arterias coronarias o carótidas (y por consiguiente el riesgo de tener un ataque cardiaco, o un accidente vascular cerebral) aumenta con la concentración total de colesterol.

Secuencia de acumulación de grasa en las arterias. Los triglicéridos tienen la función de producir energía para los diferentes procesos metabólicos e intervienen también en la formación de membranas celulares.

No está claro si valores elevados de triglicéridos aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas o de accidentes vasculares cerebrales. Sin embargo las concentraciones extraordinariamente elevadas de Triglicéridos (superiores a 800 mg/dl) pueden producir pancreatitis.

Por consiguiente, una persona que ingiera muchos ácidos grasos saturados o mucho colesterol en sus alimentos, va a aumentar la proporción del mismo a nivel plasmático, y eso va a distorsionar el patrón de lipoproteínas. Como hemos visto, tanto el colesterol, los triglicéridos, como las ldl cuando se elevan en nuestro organismo nos producen una agresión sobre todo al sistema cardiovascular, complicaciones ocasionadas por la arteriosesclerosis (depósitos de grasa en las arterias), problemas como el infarto cardíaco y accidentes cerebrovasculares, que constituyen la mayoría de las muertes de las personas adultas del mundo. Por el contrario, si elevamos nuestros índices de hdl, protegemos al sistema cardiovascular.

Causas de aumento en la concentración de grasas.

Colesterol:

  • Dieta con alto contenido en grasas saturadas y colesterol.
  • Cirrosis.
  • Diabetes mal controlada.
  • Glándula tiroides hipoactiva.
  • Glándula hipófisis hiperactiva.
  • Insuficiencia renal.
  • Porfiria.
  • Componente hereditario.

Triglicéridos:

  • Exceso de calorías en la dieta.
  • Abuso de alcohol.
  • Diabetes graves no controlada.
  • Insuficiencia renal.
  • Ciertos fármacos.
    • estrógenos.
    • anticonceptivos orales.
    • corticorteroides.
    • diuréticos tiacídicos (hasta cierto punto).

Componente hereditario.

Factores de riesgo.

Hay muchísimos factores de riesgo que atacan el sistema cardiovascular, pero la hiperlipidemia (exceso de colesterol y triglicéridos en la sangre) se considera la enfermedad que se relaciona más estrechamente con la morbilidad y la mortalidad. Esto por cuanto los lípidos –las grasas- se adhieren a las arterias y cambian su estructura. Hay procesos inflamatorios, proliferación de tejidos fibrosos y se comienza a tapar el Lumen (la luz) de la arteria, lo cual nos puede producir una isquemia crónica cuando alcanza niveles críticos, como es la obliteración de la misma en un 75%. También puede producir una trombosis cuando se obstruye totalmente la arteria, se necrosa, puede provocar una embolia por la ruptura de las placas del ateroma (placas de colesterol), así como también producirnos síndromes isquémicos (mala irrigación sanguínea) agudos como es el infarto cardíaco, el infarto cerebro vascular, el infarto mesentérico o el infarto a nivel de las extremidades inferiores, lo cual puede causar la muerte o una invalidez a las personas.

Algunos factores de riesgo para la enfermedad coronaria, son la hipertensión arterial, la arterioesclerosis, los problemas lipídicos, la obesidad, una dieta con alto contenido de grasas, el estrés, la diabetes, el sedentarismo y el tabaquismo.

La hiperlipidemia.

La hiperlipidemia consiste en valores anormalmente elevados de grasas (colesterol, triglicéridos, o ambos) en la sangre. Los valores de lipoproteínas, particularmente el colesterol ldl, aumentan con la edad. Son normalmente más altos en los hombres, pero en las mujeres comienzan a elevarse después de la menopausia.

Otro factor que contribuye a elevar los valores de ciertos lípidos (como el vldl y ldl) es tener antecedentes familiares de hiperlipidemia. El tratamiento de este problema consiste en una alimentación con bajo contenido de colesterol y de grasas saturadas, que reduce los valores de Ldl. El ejercicio, que ayuda a disminuir las concentraciones en la sangre de colesterol ldl y aumentar las de colesterol hdl, y, en términos generales, es perder peso, si es que tienen sobrepeso, dejar de fumar y tomar omega 3 de Heritage, para reducir los lípidos.

Omega 3 para disminuir las grasas corporales.

Está comprobado que el aceite de omega 3, puede subir los niveles de hdl (colesterol bueno) y bajar triglicéridos y presión alta, evitando así muchas complicaciones del sistema cardiovascular.

Los ácidos grasos esenciales.

Los ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) desempeñan un papel muy importante en nuestro organismo, desde proteger al corazón, hasta embellecer la piel. Son un grupo de ácidos grasos –encontrados en los pescados y en algunas plantas- esenciales para la vida y que no se pueden producir en el cuerpo humano. Es necesario obtenerlos de las comidas o de los suplementos nutricionales, como el omega 3 de Heritage.

Dha (ácido docosahexanoico) es el ácido graso predominante en el omega 3. Es encontrado en las membranas de las células rojas que ayudan en la reducción de la viscosidad sanguínea.

Otro componente del aceite omega 3 es el epa (ácido eicosapentanoico). Ambos son ácidos poliinsaturados, con alta concentración de las llamadas “grasas buenas”, que protegen el corazón. En otras palabras, estos ácidos grasos saludables ayudan a bajar la concentración de triglicéridos, que son ácidos grasos tóxicos.

La deficiencia de ácidos grasos esenciales, ha sido relacionada con enfermedades cardiovasculares, cáncer, artritis, alergias y muchas otras enfermedades inmunológicas.

Estos ácidos son esenciales para la formación de la membrana celular y las membranas celulares fuertes, protegen a las células de toxinas, bacterias, virus y alérgenos. También son fundamentales para la formación y balance de la prostaglandina, que trabaja como una hormona regularizando las sustancias producidas y utilizadas en cada célula del cuerpo: del sistema cardiovascular, reproductivo, inmune y del sistema nervioso central.

Pescado para el corazón.

Cientos de estudios han revelado que las dietas ricas en pescado y suplementos de aceite de pescado, producen un conveniente efecto antiplaquetario (fluidez de la sangre) anti-inflamación, fortalecimiento

Del sistema inmune y efectos de modificación de tumores. Omega 3 de Heritage es un concentrado de lípidos marinos, derivados de peces de agua fría de los mares del norte. De las mismas regiones de donde obtienen el pescado los esquimales, cuyos índices de mortalidad por enfermedades coronarias es notablemente bajo, según estudio realizado en la década de los 80.

Un equipo de la universidad de Washington, en la conferencia anual de la American Heart Association, concluyó que las personas mayores que consumen aceite de pescado, son menos propensas a morir por un ataque al corazón.

Actualmente en el mundo predomina la mortalidad por problemas cardiovasculares, razón para brindarle salud a nuestro sistema  cardiovascular por medio del aceite de pescado de omega 3 de Heritage. La O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) ha comprobado que el 20% de las muertes mundiales son debidas a complicaciones cardiovasculares. Y, en los países desarrollados el porcentaje sube de manera alarmante por los hábitos alimenticios (comidas rápidas) y el estrés en que se vive. ¡en estos países, el porcentaje se eleva a un 50%!. En los países “en desarrollo” aunque no alcancen esa cifra, llegan a un 16%, que también es preocupante, considerando que este índice solo incluye muertes por un sistema (el cardiovascular).

Antecedentes del uso curativo del aceite de pescado. Los efectos maravillosos del aceite de pescado, fueron revelados hace 15 años, cuando dos médicos daneses hicieron un inesperado descubrimiento, a pesar de que los esquimales de Groenlandia tenían una dieta extraordinariamente alta en grasa, muy pocos morían de ataques cardíacos, y eran infrecuentes las enfermedades del corazón. Estas investigaciones determinaron, que la dieta de los esquimales, era a base de pescados, ricos en ácidos grasos omega 3, concluyendo que el consumo alto de pescado, era la razón de su resistencia a las enfermedades cardiovasculares.

Experimentos hechos desde 1960, hasta el presente, demuestran que los aceites omega 3, no solo bajan índices de enfermedades coronarias, sino que también ayudan a normalizar la presión alta, bajan los triglicéridos y protegen al corazón contra el daño causado por los ataques cardíacos. El omega 3 de Heritage, contiene los mismos aceites que los esquimales consumen.

Omega 3 para mejorar el coeficiente intelectual infantil. El cerebro infantil crece rápidamente, durante el primer año de vida, triplicando su tamaño desde el nacimiento. En ese año, las bases para la Inteligencia, la visión y el lenguaje son adquiridas. Debido a que el cerebro humano es casi 60% de grasa, todo este desarrollo cerebral requiere ácidos grasos. Los niños con hiperactividad, o desórdenes de atención, tienden a tener bajos los niveles de dha (ácido docosahexanoico), presente en el aceite de omega 3.

Un artículo reciente en “the lancet”, reporta la noticia que los niños a quienes se les da la fórmula láctea enriquecida con ácidos grasos, pueden tener habilidades superiores para resolver problemas, que los que beben la fórmula comercial estándar. Al utilizar fórmula adicionada con ácidos grasos, éstos surten efectos parecidos a los de la leche materna, en el desarrollo mental de los bebés.

Omega 3 puede mejorar los desórdenes mentales.

En un reciente seminario médico, patrocinado por el instituto nacional de la salud, se investigó la relación entre el aceite de pescado omega 3 – ácidos grasos poliinsaturados- en la reducción de los síntomas de una variedad de enfermedades psiquiátricas.

En el primer estudio conducido por el Dr. Andrew Stoll, de la escuela médica de Harvard, en Boston, sugirió que la suplementación del aceite de pescado puede ayudar a aliviar los síntomas del desorden bipolar (manía-depresiva). Otro estudio conducido por el Dr. Malcom Pett del hospital general norteño

En Shetfield, Inglaterra, en el cual suministró ácido eicosapentanoico (epa) para el tratamiento de esquizofrenia, anotó un 25% de mejoramiento en el grupo control, versus aquellos a quienes se les dio placebo.

Según el Dr. Hibbein, hay evidentes vínculos entre el consumo de aceite de pescado y la salud neurológica, apoyados por los resultados de estudios globales. Afirma que, desde que en las dietas se consume menos ácidos grasos de omega 3, las proporciones de depresión han aumentado radicalmente.

Porque es mejor el omega 3 de Heritage. La mayoría de los concentrados de aceite de pescado, contienen de 30 a 40% de los ácidos grasos esenciales. Otros utilizan aceite de linaza (otra fuente natural de estos ácidos), que ha probado no ser tan bien metabolizado para algunas personas, como si lo es el de pescado. Omega 3 de Heritage ofrece un 80% de ácidos grasos de omega 3, en forma etílica estable, que garantizan su calidad.

Nuestra nutrición debe ser equilibrada. Debemos suministrar menos ácidos grasos saturados a nuestro organismo, e ingerir más ácidos grasos mono insaturados y poliinsaturados, como los contenidos en omega 3 de Heritage, para poder tener una eficiente hdl elevada y puedan éstos disminuir en forma indirecta el colesterol, y por lo tanto las ldl, evitando así un sinnúmero de enfermedades y dolencias.

Recordemos la importancia de nuestros productos Heritage, también como preventivos. Este es un concepto al que se le debe poner atención, pues es mejor invertir en la salud, que en la enfermedad.

Investigación: Irene Antillón.

Revisión: doctores Manuel Pardo y Adriel Villalobos.

Dosis.

De 2 a 4 cápsulas por día, preferiblemente por la noche.

Presentación.

Frasco de 120 cápsulas.

Precio.

$ 45.00 el frasco.

Registro Sanitario. # A43219 Ministerio de Salud de Panamá.